Jesús

Jesús: hijo del carpintero

Jesús era el hijo del carpintero. Carpintero él mismo, por tanto, los de su pueblo lo desprecia¬ron porque pensaban que el hijo de un carpintero no podía hacer grandes cosas.
Sin embargo, diría que ser el hijo del carpintero sea posiblemente uno de los más Importantes títulos de Jesús. A través de su trabajo, Jesús se hizo realmente uno de nosotros. Le dio al
martillo y a la sierra. Se hizo más humano en el trabajo. Sólo haciéndose, como se hizo, uno de nosotros de verdad, podía salvarnos. En su ser carpintero comprendemos que sólo trabajando este mundo, salvándolo con nuestras manos, descubriremos el amor con que fue creado.

Add Comment

Click here to post a comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *